Seguidores

New York Empire State of Mind

miércoles, 21 de mayo de 2014

"Los grandes amores no se conocen en fiestas"

Queremos enamorarnos, ansiamos desesperadamente encontrar a esa persona especial, y la buscamos, ¡Vaya si la buscamos!. Nos gastamos enormes cantidades de dinero en ropa para salir, en el caso de las chicas, y otras tantas en invitar a copas, en el caso de los chicos. Perdemos posiblemente demasiadas horas de nuestra vida planeando, arreglándonos, maquillándonos, preparándonos para que cuando esa persona nos vea diga:
-Esta es la chica/el chico de la/del que me voy a enamorar.
Y nos ilusionamos cada noche con una persona diferente, y a veces incluso nos dura unos meses.
El otro día estuve hablando con una amiga sobre La casa del libro, sí, ese maravilloso lugar que siempre tiene sus puertas abiertas los días lluviosos de invierno para los lectores curiosos. Ese refugio calentito donde puedes coger un libro, sentarte en las mesas para niños pequeños y empezar a leerlo, un libro que tal vez algún día se convierta en tu libro favorito. Y me dijo algo que me marcó, algo que me dio mucho que pensar
-Si conociera a un chico guapo en La casa del libro, me casaría con él.
No tuve más remedio que darle la razón, porque si yo conociera a un chico guapo ahí, en mi lugar favorito para los martes lluviosos también me enamoraría. Y entonces me vino, de golpe, como cuando estas haciendo una integral complejísima y te das cuenta de que es inmediata, como cuando Hayley Mills se mira a sí misma en "Tú a Boston y yo a California" y se da cuenta de que la que tiene delante es su gemela, aunque muchos conocerán está escena por la relativamente moderna versión de Lindsay Lohan en la que Boston se cambia por Londres.
 Yo no quiero que llegue el día de mi boda y que mi dama de honor, posiblemente ebria levante su copa para decir unas palabras y relate la historia de como nos conocimos una noche de copas. No, yo me veo casándome con un precioso vestido blanco con una cola de lo más tradicional y subiendo al altar con mi padre del brazo para darle el "si quiero" al hombre que un día me preguntó cómo se llamaba el libro que yo estaba cotilleando en La casa del libro.
Supongo que tengo el síndrome de Blair Waldorf en París.
-But all summer I've been sitting in front of my favorite Manet and reading Colette in the park. Hoping that I'll lock eyes with somebody who's doing the same thing as me. And feeling the same things I am. 

Sigo pensando que algún día, en algún lugar del mundo conoceré a una persona que pueda definir su vida según los episodios de Friends(siento una aparente adicción a esta serie ochentera y su canción inicial), alguien que entienda que en mi infancia George era un nombre de chica y solo puedo culpar de ello a Enid Blyton, a alguien que entienda que si un libro te gusta, el día no tiene suficientes horas.

Y es posible que esto no se cumpla nunca, es posible que en busca de un ideal me este perdiendo maravillosos chicos a los que conocer de fiesta, que el amor de mi vida haya estado viviendo en el edificio de al lado todo este tiempo. Pero sinceramente no entiendo a la gente que puede vivir sin esperanzas o ideales prácticamente inalcanzables, no me gusta la gente conformista que argumenta que "es feliz con lo que tiene" para dejar de mejorar, y espero nunca convertirme en uno de ellos. Antes prefiero ser acusada ( y con toda lógica y razón) de romántica, sentimental, ilusa, pava y todos los adjetivos con los que definimos( y me incluyo) a la gente que se encuentra en una de esas relaciones de endosimbiosis donde parece que contestar a una pregunta dirigida a tu pareja es totalmente normal (creo que no hay nada en el mundo que deteste más). 
Prefiero eso a no tener sueños casi imposibles de cumplir, porque esas utopías me hacen levantarme cada mañana con un poquito más de fuerza.

2 comentarios:

  1. Hola!! muy chulo el blog, me encanta!! Pasate por el nuestro: itgirlcris.blogspot.com.es <3

    ResponderEliminar
  2. Muy cierto!!!! :D

    http://3iff.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar


Tú me dices "te querré para siempre" y yo te contesto que lo intentaré.