Seguidores

New York Empire State of Mind

martes, 8 de junio de 2010

Nosotras


¿Por qué un hombre maravilloso se me apareció y se murió? Estoy tan furiosa que mataría a alguien... Estoy sola a pesar del trabajo que tenga y lo que haga o lo que no haga, los amigos que tenga, Jerry no está aquí y yo aun estoy aquí y tu también estás sola!
- Exacto.
- No he venido para que me digas la verdad, podrías mentirme por una vez... No puedo respirar... No puedo...


Yo creo que la vida está dividida en lo horrible y lo miserable. En esas dos categorías. Y lo horrible son los enfermos incurables, los ciegos, los lisiados... No se como pueden soportar la vida, me parece asombroso. Y los miserables somos todos los demás. Así que al pasar por la vida deberíamos dar gracias por ser miserables. Por tener la suerte de ser miserables".



Las mujeres, no se sabe porque extraña razón, diseccionamos cada acto en el más mínimo de los detalles. Encontramos señales absurdas en los puntos suspensivos, en cada una de las palabras que componen vuestros mensajes, en las veces que pasais por el mismo sitio en que nos encontramos nosotras, en la mirada que se interpone en nuestro camino. Intentamos buscarle una explicación a cada cosita que llevais a cabo. Nuestra cabeza que es una fuente incesante de preguntas sin contestar e información paranormal le busca la quinta pata al gato cuando únicamente tiene cuatro... Nuestro cerebro se devana los sesos por entender el por qué de vuestra sencillez. Ese es nuestro mayor problema, intentamos darle explicación a una información que no tiene mayor trasfondo que lo que pueda ocultar la frase en sí ¿Por qué se preguntan ellos siempre,por qué serán tan complicadas las mujeres? Ser mujer, en comparación, es algo durísimo. Me gustaría saber porque existe un cromosoma que explica la infidelidad en el hombre y por qué la testosterona hace que vosotros penseis más de una vez con el aparato reproductor y no con la cabeza. ¿No es eso acaso más complicado de explicar? Puede que nosotras cometamos locuras, metamos la pata hasta el fondo, nos arrastremos como babosas por un cochino mensaje que quizás nunca llegará. Puede que seamos nosotras las que queremos salir guapas una noche con un vestido despanpanante para llamar vuestra atención o la que está en casa esperando la llamada perdida o la que se mete en la cama a ver películas porque le han dado calabazas mientras se infla a chocolate. Pero que quede claro, que cada una de esas complicaciones las añadis vosotros a nuestras vidas. No somos complicadas por el hecho de ser mujeres, somo complicadas por el hecho de no afeitarnos cada mañana, de no salir a tomarnos unas cañas con nuestros amigachos, por no "mear" sin levantar la segunda tapa del báter, por no comparar el tamaño de nuestro miembro viril y por no dejarnos la ropa tirada en el baño después de un partido de fútbol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Tú me dices "te querré para siempre" y yo te contesto que lo intentaré.